Créditos con ASNEF: ¿Se pueden solicitar créditos rápidos para desempleados?

En la actualidad, esta pregunta no se debe a un detalle menor. Cada vez son más las personas que no tienen empleo –una situación que parece estar cambiando, pero no a la velocidad que el caso amerita-. Por tanto, cada vez son más las personas que no tienen un empleo, pero que requieren de un empujón económico para comenzar a generar ingresos, bien sea emprendiendo cualquier negocio, o bien porque necesitan paliar unas deudas antes de comenzar a trabajar nuevamente.

Son situaciones difíciles, y en cualquier caso extremas, de inicio. Pero eso no significa que las personas con ASNEF y/o que no tengan empleo no puedan acceder a créditos rápidos. Ahora te comentamos lo que se debería hacer.

La constancia de ingresos para los créditos con ASNEF

Tomando como consideración principal que se está en ASNEF, el requisito fundamental para optar por cualquiera de los tipos de créditos con ASNEF es, precisamente, comprobarle a la empresa de microcréditos que está generando ingresos mes a mes. Esto es válido tanto para los que tienen empleos (nómina si eres contratado, facturas o proformas si eres autónomo) como para los desempleados –que pueden colocar su prima por desempleo-.

Con esto, haces constar que puedes asumir la deuda que solicitas y, más aún, que puedes pagarla en los plazos establecidos.

Si eres desempleado pero no estás en ASNEF

Al igual que sucede si estás en ASNEF, debes saber que los montos de los préstamos se reducen circunstancialmente. Y sólo subirán si mantienes un historial crediticio positivo. Debes hacer constar que cobras una prima por desempleo, más no el subsidio –donde otra serie de condiciones aplican y es muy probable que no puedas solicitar un crédito-.

En todo caso, debes siempre tratar de que este crédito sea útil, y, sobre todo, de obligatorio uso. Si no es un gasto urgente ni obligatorio, puedes pasar de esto y tratar de solventar la situación por cuenta propia, sin la entera necesidad de comprometerte o asumir riesgos innecesarios.

Consideraciones generales

Debes saber que los montos a aprobar por parte de cualquier entidad de microcréditos pocas veces ascenderán de los 500 euros. Esto para evitar asumir riesgos altos de impago, sobre todo si estás en ASNEF.

También debes saber que los plazos son cortos, pudiendo nunca superar un mes de duración para que devuelvas el dinero. Es por eso que debes sincerar tu situación y validar la necesidad –o no- de solicitar cualquier línea de financiamiento.

Haz de tu empresa la mejor empresa: Conoce los beneficios que Coaching.

El crecimiento personal (fundado en valores) y  profesional (actualización del conocimiento en el área que compete y uso de estrategias para la toma de la decisión acertada),  de cada miembro de una organización es decisivo para el sano desarrollo de las actividades diarias y del fortalecimiento de la visión y misión de la empresa, se puede lograr de una manera sencilla pero, muy selectiva por parte de los líderes de la empresa, ¿Sabes cómo? Adoptando una cultura Coaching.

Beneficios que ofrece una cultura organizacional Coaching:

Referirse a una cultura Coaching es referirse a un cambio y este es algo normal en las organizaciones, pero cuando se trata de una modalidad Coaching, más que un cambio es  la transformación cultural, es el crecimiento de una empresa ya que se ve favorecida en cuanto a:

Aumento de  la productividad de sus participantes:

Con el Coaching se descubre o se obtiene la  mejor  versión, la mayor disposición y compromiso de las personas y/o grupos con la empresa.

Promueve el aprendizaje

Partiendo desde el estilo de vida y de la  experiencia laboral, con coaching se potencia el  aprendizaje desde la acción.

Mejora las relaciones

Fortalece las comunicaciones, el  intercambio de saberes y permite dar reconocimiento o valorar el trabajo de sus miembros lo que incentiva a mejorar.

 Mejora el clima laboral

A partir, el mejoramiento en las relaciones y el coaching basa sus principios en el respeto por los sujetos que forman parte de la organización, aprovechando y potenciando los aspectos positivos de cada cual y ofreciendo las estrategias para corregir o mejorar los aspectos que pueden ser una amenaza; lo que se traduce en una atmósfera de trabajo armónica.

En La cultura del coaching tiene como eje central el cambio y la responsabilidad, para responder de manera eficiente al desafío diario al que se someten las organizaciones en el mercado competitivo.

Creando un futuro a tu presente con el coaching.

En el día a día se presentan situaciones que de acuerdo a la experiencia y disposición serán positivas o negativas, favoreciendo o impidiendo llegar adonde se quiere  ir. Existen personas que jamás descubren su norte verdadero y otras que tienen la brújula directo a ese norte pero, no se atreven o no tienen ni idea qué hacer, llegando a sentirse incapaces  de actuar o lo que es peor pueden llegar a la pérdida de su identidad, así como alterar el orden normal de las cosas. Para buscar una salida a esta situación y superar este problema, se requiere ir a un nivel superior, y tomar la decisión; y que mejor manera de hacerlo sino con la aplicación del coaching.

Coaching estrategia infalible:

Coaching, está referido a una forma de aprendizaje que se cimienta  en un modelo de análisis, indagación, trabajo  y logros que concibe que cada acción que un ser ejecuta y los frutos que obtiene,  se producen de acuerdo con el tipo de observador que es. De allí que se logre percibir nuevas oportunidades de actuar.

Oportunidades de acción:

Las  oportunidades que se crean cuando se da un giro a la forma de mirar u observar los alrededores son las que definen los logros, la calidad de vida y el prototipo de personas que se elige ser. Es así como el coaching da la oportunidad a cada ser humano de entender cómo llegar a la toma de decisiones, elegir las mejores acciones, reconocer las fortalezas, reconocer  las limitaciones y debilidades,  disfrutar los  logros, sacar provecho a las relaciones interpersonales, sobre todo del coach que junto a usted son los protagonistas del éxito de su futuro a partir de su vivencia actual, decretando así una innovadora manera de ser y de enfrentarse al subir al mundo cada día.

Todos le llaman coach ¿Por qué?

Mucho se ha dicho sobre esta palabra y se ha vuelto común en el vocabulario de las personas y en casi todos los ámbitos es aplicable pero,  os digo que la teoría más acertada sobre su origen es el que te indico a continuación: viene del húngaro” kocsi” cuyo significado hace referencia  a un medio de transporte tipo carruaje compuesto de una caja grande, semicircular o de otro tipo suspendida en correas o puesta sobre muelles con dos portezuelas laterales y ventanillas con cristales, cuenta con asientos variados para diferentes números de personas, este tipo de transporte se conoce en alemán como “kutsche”, en italiano como “cocchio”, en inglés se le denomina “coach”; y cuyo objetivo es trasladar a una o más personas del lugar donde está hasta el lugar donde quieren ir, de allí el aplicar el termino coach para describir a ese alguien que no transfiere experiencia sino que sirve de apoyo, que brinda las herramientas necesaria para salir adelante para tomar las mejores decisiones personales, organizacionales  y/o empresariales.

El servicio del coach

El coach, ofrece un servicio basado en asistir a las personas que desean o se han planificado obtener excelentes resultados en sus proyectos, esos emprendedores que no basan sus planes al azar, sino que les gusta ir sobre seguros; y es que con el servicio de un coach no encontrarás solo herramientas, sino que te encontrarás con ese ser humano, ese profesional que centra su trabajo en ofrecer confianza, escucha, dinamismo. Es un profesional que se ocupa de la máxima expresión de un ser humano, es decir, con quien se comparte de forma sincera  los ideales, los sueños, las aspiraciones y así lograr aquellas cosas que se encuentran fuera del paradigma de quien contrata este servicio; desafiando cada resultado extraordinario a conseguir como cuando se inicia un partido de futbol con el rival más grande, usted mismo.